Historia del té en Inglaterra (y IV): Tradiciones inglesas sobre el té

Foto de David Brooke Martin en Unsplash

Si los chinos y los japoneses tienen sus propias tradiciones sobre el té, los ingleses no podían ser menos. Tomar el té en Inglaterra, tanto si es en el entorno privado como en una ocasión pública, requiere conocer determinadas formas que se consideran canónicas.

Diferentes ocasiones de tomar el té

Los ingleses toman el té en cualquier ocasión que se presente: el desayuno, media mañana, durante la comida, la merienda, la cena, antes de dormir o si se desvelan. Lo toman en casa, en la calle y en el trabajo. Naturalmente cada cual tiene sus preferencias respecto a la variedad de té, su intensidad, si tomarlo con leche o crema (la inmensa mayoría) o no, y lo más o menos dulce que les gusta.

Tomarlo en casa o en el trabajo no tiene más horas estipuladas que la conveniencia del momento, pero en un contexto social los ingleses tienen definidas determinadas ocasiones en las que tomar el té y cuáles son las formas asociadas a cada una de ellas. Veamos las principales:

  • Elevenses. Literalmente («lo de las once»), porque se consumen a media mañana. Es un pequeño tentempié de té con alguna galleta o dulce, que se puede consumir de forma ligera y rápida. Al ser una comida informal se permite mojar las galletas en el té (dunking), algo que sería impensable en una ocasión más formal.
  • El té de la tarde (afternoon tea o low tea). Como vimos en el artículo anterior es un refrigerio acompañado de té que se toma entre las 3 y las 4 de la tarde. Se consume en una teahouse o también en una ocasión formal o semiformal en una residencia particular. La comida se presenta en una bandeja de tres niveles (“curate”) y consiste en pequeños sandwiches, y dulces, que se consumen en ese orden. Aunque el afternoon tea se celebra como una ocasión social, retiene parte del carácter informal con el que fue concebido.
  • Cream tea. Es una variante más ligera del anterior, en la que se consume té junto con scones que son untados con un preparado de nata llamado clotted cream y mermelada, pero no la tradicional mermelada de naranja amarga (marmalade), sino de otras frutas (jam). Es un tipo de té que originalmente era propio del sur de Inglaterra (Devon y Cornualles), pero que se ha hecho común en muchos lugares. Se toma también entre las 3 y las 4 de la tarde.
  • High tea. Se toma a las 5 de la tarde, y es una auténtica comida –en realidad la cena después de la jornada laboral– que se toma en la mesa del comedor, naturalmente acompañada de té. A diferencia del afternoon tea, tiene un objetivo más funcional que social. Está asociado a las clases trabajadoras y en concreto a la zona norte de Inglaterra, y también a Escocia.
Foto de Soyoung Han en Unsplash

¿Cómo es que el té asociado a las clases altas se llama low tea mientras que el asociado a las clases bajas se llama high tea? Es una pregunta que se hacen muchas personas. La razón es que mientras que el low tea (afternoon tea) se toma apoyando las tazas, platos y tetera en una mesita baja de té, el high tea se toma en la mesa de la cocina o del comedor, que tiene un alto convencional.

Los tipos de té más comunes en Inglaterra

A diferencia de lo que ocurre en Asia, el té más consumido en Inglaterra es té negro, y en concreto una mezcla conocida genéricamente como English Breakfast, que contiene tés negros, fuertes, cuyos orígenes principales son Assam (India) y Ceilán (actualmente Sri Lanka). Éste es el té que le servirán si no pide una variedad determinada o si es invitado a tomar el té en un domicilio particular. A pesar de su nombre, el origen de esta mezcla es escocés. Se trata de otro de esos casos en los que los ingleses se apropian de algo inventado, descubierto o producido por otros. Más información sobre el té English Breakfast.

Las personas más aficionadas al té prefieren la infusión de hojas sueltas a las bolsitas de té. En los entornos más formales se prefiere la infusión de hoja suelta, mientras que en el ajetreo del día a día es más común consumirlo en bolsitas, por su mayor comodidad, por ejemplo en el trabajo, donde es más difícil disponer del tiempo y los accesorios para preparar un té de forma más tradicional.

Además del English Breakfast hay otras mezclas y variedades de té que es frecuente encontrar en las teahouses y tiendas de té de Inglaterra:

Assam. Es un té negro de origen indio. Es el ingrediente principal de la mezcla English Breakfast, junto con el té de Ceilán. Es un té fuerte, con un color rojo muy intenso. Más información sobre el té Assam.

Darjeeling. Es uno de los tés más selectos que se pueden encontrar en el mercado. En muchos sitios se hace referencia a él como «el champán de los tés». Es un té de color y sabor delicado, que debe tomarse sin leche y, a poder ser, sin otros aditivos. Se cultiva en la región homónima de la India, y está compuesto sólo de las hojas más tiernas de los brotes de la variedad propia de esa región. Más información sobre el té Darjeeling.

Earl Gray y Lady Gray. Ambos son mezclas de té negro, conteniendo frecuentemente Keemun, aromatizadas con flores de bergamota y naranja, respectivamente. Dado que la bergamota y la naranja son cítricos, estos tés se toman tradicionalmente sin añadirles leche, pero en los últimos años la mezcla de tés negros ha incorporado tés de Ceylán, más fuertes, que pueden admitir leche. En Inglaterra beber estos tés se considera propio de las clases altas (posh). Más información sobre los tés aromatizados.

Prince of Wales (Príncipe de Gales). Es una mezcla de tés negros chinos, especialmente de Keemum, y aromatizado con grosellas. Al igual que ocurre con los anteriores Earl y Lady Gray, no hay una fórmula única de la mezcla, y cada fabricante comercializa la suya propia.

Wolong / Oolong. Este tipo de té es el único de los mencionados que no es negro, sino semifermentado, y al igual que el Keemun es también de origen chino. Se trata de un té que en el pasado fue muy popular entre las clases acomodadas de Inglaterra, pero que hoy en día, debido al coste de su elaborada preparación, tiene un consumo menos frecuente. Más información sobre el té Wolong.

Como anécdota, y aunque no es estrictamente un tipo de té, en todo el Reino Unido se utiliza la expresión Builder’s Tea («té del albañil») para referirse a una forma de preparar el té que consiste en hacer una infusión fuerte de té English Breakfast, con mucha leche y mucho azúcar, lo que le hace ser una bebida caliente y energética que es lo que necesitan las personas que trabajan haciendo duro trabajo físico en la intemperie de las Islas Británicas. No es lo que se sirve en Buckingham Palace, pero es lo que confiere sus superpoderes a los trabajadores de la construcción ingleses.

Foto de Joanna Kosinska en Unsplash

Algunas tradiciones

Si algo ha demostrado el pueblo inglés a lo largo de los siglos es que ama sus tradiciones. Si les hemos podido perdonar que crearan el pastel de riñones o los sombreros de las señoras en las carreras de Ascot, podremos perdonarles también una serie de costumbres que hacen de tomar el té un pequeño y divertido laberinto de convenciones.

Calentar la tetera. Antes de poner el té en infusión, es tradición verter en la tetera algo de agua caliente para calentarla previamente, y que el recipiente no robe calor a la infusión, haciéndola más diluida. Tras precalentar la tetera, el agua empleada para ello se descarta.

Una cucharada de té para la tetera. Normalmente la cantidad de té que se añade a la tetera es de una cucharadita por taza. Antiguamente se solía añadir una cucharada extra (“one for the pot”), aunque esta costumbre respondía a que muchos de los tés que se empleaban eran de baja calidad, y daban poco sabor a la infusión. Hoy en día esta costumbre está abandonada.

El té se toma en tazas de porcelana. O no. A la costumbre que Catalina de Braganza llevó a Inglaterra de tomar té, acompañó también la costumbre china, adoptada en la corte portuguesa, de tomarlo en tazas de porcelana que entonces se importaban de China. Actualmente esta costumbre sólo permanece en los lugares más elegantes (posh), aunque la costumbre al tomarlo en cualquier local público sigue siendo tomarlo en taza. Si alguna vez va a tomar el té a una teahouse y se lo sirven en un mug, es mejor que salga de allí cuanto antes. En un hogar inglés es muy posible que el té sea servido en un mug.

El té se toma con leche. O no. Algunas de las variedades de té se toman con leche, por ejemplo la mayoría de las variedades de té negro (English Breakfast, Assam), aunque no todas. A aquellas variedades de té negro que están aromatizadas con cítricos (por ejemplo Earl Gray o Lady Gray) no se les añade leche, y tampoco al Darjeeling, que se toma preferentemente solo, sin leche ni azúcar. Tampoco se le añade leche al té Wulong/Oolong. Nunca a los tés rojos (Pu-Erh), verdes o blancos. La proporción de leche respecto al té varía con el gusto de cada cuál, pero se acepta convencionalmente que en la taza debe haber una parte de leche por cuatro de té.

La leche se pone en la taza antes que el té. O no. En los siglos pasados la norma era poner la leche por adelantado en la taza y luego verter el té encima. Esto se debía por un lado a que se temía que el choque térmico del té caliente pudiera romper la delicada cerámica china, y también porque el color del té puede dejar manchas permanentes en la cerámica. Ambos problemas se solventaban si la leche estaba antes en la taza. Actualmente las tazas no tienen estos problemas y la mayor parte del público inglés añade la leche después de haber servido el té en la taza.

El té no se toma con limón. O sí. No es la más popular de las elecciones, pero los tés negros fuertes pueden tomarse con limón. Añadir otro sabor cítrico a un té Earl Gray o Lady Gray probablemente sólo puede desdibujar su sabor equilibrado y elegante. Si es usted aficionado al té helado es muy probable que su receta incluya té negro, azúcar y limón.

La etiqueta en el momento de tomar el té

Si le han invitado a tomar el té en Inglaterra, o recibe usted para tomar el té a invitados ingleses, recuerde ajustarse al protocolo para demostrar que puede codearse con cualquier inglés en su propio terreno.

En realidad la mayor parte de las indicaciones se refieren a normas básicas de educación para evitar ser molestos a los demás, algo que los ingleses toman muy en cuenta y utilizan para detectar el origen de alguien y tratarle de acuerdo a ello.

  • Si la ocasión requiere que los invitados permanezcan sentados, el plato y la taza de té deben permanecer sobre la mesa en todo momento, y nosotros acercaremos la taza a nuestra boca –nunca inclinándonos para beber–. Si por el contrario los invitados deben permanecer de pie en una sala, una mano debe servir para sujetar el plato y la taza y la otra para coger la taza y beber. La taza debe reposar sobre el plato en todo momento. Nunca se deja descansar directamente en la mesa sin su plato.
  • Si la ocasión da que deba usted servir el té, hágalo con toda naturalidad, empezando por las damas, y terminando por el caballero de menor edad y, finalmente, llene su propia taza.
  • No debe empezar a beberse el té o consumir la comida hasta que todo el mundo esté servido.
  • Para beber el té la taza se sujeta siempre por el asa con tres dedos, nunca como si se tratara de un vaso. Tampoco se abraza la taza con ambas manos para calentarlas.
  • Como vimos antes, en la actualidad la costumbre es verter en la taza primero el té y luego la leche. La taza no debe llenarse demasiado de té, porque se hace menos manejable y hay que añadir además leche y azúcar.
  • La cucharilla se utiliza con discreción, sin hacerla sonar al mezclar la leche ni golpearla contra el borde de la taza. Una vez mezclada la leche la cucharilla se deposita en el plato, al lado de la taza, siempre sin hacer ruido con ella. Nunca se deja la cucharilla dentro de la taza.
  • En los elevenses, el afternoon tea o el cream tea, se emplean dos o tres dedos para coger los bocados de comida y los dulces. Si hay comida salada, como sandwiches, se consume siempre antes que la dulce.
  • No se moja la comida en el té. Para los estrictos victorianos ver a alguien mojar la comida en el té era un indicio evidente de barbarie –a pesar de que a la propia Reina Victoria le gustaba hacerlo, pero claro, era medio alemana–. Hoy en día el dunking se practica en cualquier situación informal sin que se produzcan desmayos alrededor. Pero no lo haga si va a una teahouse o a un hotel a tomar el afternoon tea o provocará que el maître d’hôtel le observe con desaprobación mientras levanta una ceja.
  • Tomar una segunda taza de té es algo perfectamente aceptado e incluso esperado. Una tercera taza puede considerarse más allá del protocolo.

Unas palabras finales

A lo largo de estos cuatro artículos hemos intentado poner a los lectores en contacto con el desarrollo de la cultura del té que más personalidad ha adquirido en occidente, la inglesa. El té es también de consumo común en otros países europeos, como Holanda o Alemania, pero en ninguno de ellos ese consumo ha dado lugar a una cultura tan peculiar y enraizada en el inconsciente colectivo como en Inglaterra.

En España, por razones históricas, el chocolate se convirtió inicialmente en la bebida caliente preferida, dado que fuimos los españoles los que la trajimos de América. Por una cuestión de precio y de comodidad, el café ha venido con el tiempo a reemplazar al chocolate como el estimulante líquido más utilizado en la vida diaria.

Si es usted un bebedor de té rodeado de un mundo de bebedores de café, no se desanime. Demuestre que puede tomar su bebida preferida con la elegancia y la clase que se puede presumir de un James, de una Margaret o de un Colin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *