Los comienzos del té en Japón

El monje Eisai, fundador de la escuela Rinzai de Zen

El monje Eisai, fundador de la escuela Rinzai de Zen y quien trajo el té de China a Japón.
Fuente: Wikipedia.

La costumbre de beber té, aunque es común en todo el mundo, se originó en Oriente (China) y se han encontrado documentos que parecen probar que se consumía en Japón ya en el año 729 de nuestra era, cuando el emperador Shomu se dice que había invitado a un centenar de monjes budistas a tomar el té en su palacio; té que habría llegado a Japón de manos del monje Saicho. Esto habría significado un coste extremadamente alto para el emperador, ya que el té, en aquella época, habría sido uno de los artículos más caros o preciados importados de China.

Sin embargo, oficialmente el té fue llevado a Japón por el monje budista Myōan Eisai a finales del siglo XII.

Fue a partir de entonces, cuatro siglos después del supuesto evento histórico con el que comenzábamos el artículo, cuando la planta del té se empezó a cultivar en Japón. Uji, un distrito cerca de la antigua ciudad de Kyoto (y el distrito del que viene el mejor té japonés hoy día) se convirtió en la primera región de Japón de cultivo del té . Desde esta región vienen los magníficos Gyokuro y Matcha.

Más tarde, se instalaron plantaciones en la prefectura de Shizuoka y, finalmente, en las regiones de alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *