Proceso de fabricación del té verde

Enrollado a mano de la hoja del té después de la vaporización

Enrollado a mano de la hoja del té después de la vaporización. Fotografía de Spinster cardigan.

A los tés verdes también se les denomina tés “no oxidados” o “sin oxidar”.

La elaboración se inicia al dejar secar las hojas recién cogidas, a las que después se aplica un tratamiento de calor para detener la oxidación que provocaría la descomposición de la hoja.

En China aún se siguen los métodos manuales tradicionales en muchos casos, sobre todo en la elaboración de los tés más refinados, aunque algunas empresas han introducido un proceso mecanizado. En el método tradicional se extiende una capa fina de hojas verdes frescas sobre bandejas de bambú y se dejan expuestas a la luz solar o al aire tibio durante 1 ó 2 horas. Entonces se colocan las hojas, poco a poco, en recipientes de hierro calientes y se remueven rápidamente con las manos, a fin de que se humedezcan, se ablanden y comience así la evaporación de la humedad natural (algunos tés verdes de China se hierven al vapor en lugar de seguir este proceso). Al cabo de 4 ó 5 minutos se forman bolas con las hojas sobre meses de bambú (en las grandes empresas; tradicionalmente se hacía con los pies). De nuevo, casi de inmediato, se colocan las bolas de té en recipientes calientes, moviéndolas rápidamente antes de enrollarlas una segunda vez o dejarlas secar. Una o dos horas después, las hojas presentan su aspecto definitivo y han adoptado un color verde apagado. Por último se tamizan para separarlas por tamaños.

En Japón, las hojas se hierven rápidamente al vapor en una cinta en movimiento; así quedan blandas y flexibles y resulta fácil enrollarlas. Se dejan enfriar y se enrollan, retuercen y desecan repetidamente hasta que se evapora toda la humedad. Una fase final de enrollado da forma a las hojas antes del último período de desecación. Entonces se deja enfriar el té antes de envasarlo al vacío para su posterior envío a minoristas. Casi todas las manufacturas están mecanizadas, pero algunos tés japoneses se elaboran a mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *