La planta del té

Camellia sinensis

Ilustración de las partes de Camellia sinensis.
Fotografía libre de derechos de autor. Fuente: Wikipedia.

El té (Camellia sinensis) es una planta que suele medir entre uno y siete metros de altura. Es un arbusto muy erguido que resiste muy bien el frío, y aparece recubierto de muchas ramas. Sus hojas, que se parecen a las de la camelia (son de la misma familia), se encuentran distribuidas de forma alterna por toda la planta; son de color verde oscuro, bastante carnosas y de forma más bien ovalada.

Es originario de China, donde crece como arbusto silvestre de forma espontánea en los montes. En algunas ocasiones se cultiva en zonas adecuadas para su posterior comercialización. Esta planta no se encuentra en la Península Ibérica, recibiendo vulgarmente el nombre de “té” otras plantas con las que se hace infusiones. Pero recordemos: Té sólo es la infusión realizada con Camellia sinensis. Para más información, consulta nuestra página sobre otras plantas de infusión.

Florece durante el invierno, extendiéndose la floración hasta el principio de la primavera en algunas zonas. Sus flores son blancas y tienen una corola bastante abierta formada normalmente por seis pétalos. Suelen encontrarse aisladas o en pequeños grupos de dos o tres como mucho. Nacen al lado de las hojas, son cabizbajas y desprenden un aroma muy agradable. El fruto forma una especie de cápsula y las semillas se encuentran aisladas y son ovaladas o circulares. La parte que se recolecta son las hojas, que después se emplean para hacer infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *