¿Qué es el té?

Té verde

Té verde.
Fotografía de Ulga, iStockPhoto.com.

El té es una bebida resultante de la infusión de hojas del arbusto del té. Aunque por lo general se prepara en caliente, se puede consumir también frío. Puede acompañarse de diferentes aditivos como azúcar, miel, leche, especias, plantas aromáticas, mantequilla, etc.

El té es la segunda bebida más popular del mundo. Sólo el agua tiene un mayor consumo mundial que el té. Se estima que se beben diariamente en nuestro planeta entre 1,8 y 2 billones de tazas de té.

La palabra proviene del chino cha, que escrita está formada por los ideogramas correspondientes a “hierba”, “hombre sobre la tierra” y “árbol”. Si quieres saber más sobre su procedencia, consulta el artículo “El nombre del té“.

Como decíamos, el té es una bebida hecha de la hoja procesada de una planta cuyo nombre científico es Camellia sinensis. Algunas personas la llaman todavía por su nombre antiguo de Thea sinensis. Pero la diferencia en el nombre es poca; lo que importa es lo que sale de la tetera.

Ésta es una planta de hoja perenne que crece en forma de arbusto. Desde India y China pasó a Ceilán a mediados del siglo XIX. La mayor parte del té que se consume hoy día en el mundo viene de China, India, Indonesia, Sri Lanka (o Ceilán) y Japón.

Todos los tés (blancos, verdes, negros y semi-negros u Oolong) vienen de la misma planta. La diferencia está en la forma en que se preparan las hojas recogidas. El té verde, a diferencia del negro y el Oolong, no está oxidado, por lo que los constituyentes activos permanecen casi inalterados en la hoja.

Los aromas adicionales se le añaden a las hojas ya procesadas (té aromatizado). El té de rosas y el de jazmín podría estar en la categoría de los aromatizados aunque no se le añade el aroma sino las flores secas.

La calidad del té depende mucho de la manera que se haga la recolección y de la parte del arbusto que se recolecte. En China los tés finos son recolectados con guantes para evitar que sus hojas se desmenucen. Los mejores tés por la parte del arbusto y la edad de las hojas son el flowery y el orange pekoe, este último de hojas jóvenes, muy delgadas y cultivadas lentamente. De calidad inferior son el pekoe y pekoe souchong, de hojas más viejas y de menor calidad.

En general, según su proceso de elaboración se obtiene:

  • Té negro: después de la recolección, las hojas se enrollan y se dejan oxidar. Después se secan y se trituran. Es la variedad que más conocemos.
  • Té verde (también llamado vulgarmente té chino): contiene menos teína pero es más amargo (si se deja el mismo tiempo en infusión que el té negro, lo cual no se debe hacer). La planta se seca y se somete a un proceso de torrefacción en recipientes de hierro. El té blanco entra en la clasificación de té verde.
  • Té semi-negro u Oolong: la oxidación es muy suave y queda a medio camino entre el té verde y el negro. También se le llama “té azul”.

Según la parte de la planta que se utiliza, existen diversas variedades de té:

  • Te orange pekoe: se obtiene de los brotes tiernos y de las hojas interiores.
  • pekoe: se obtiene de la primera hoja.
  • souchong: se obtiene de la tercera hoja.

El té es un estimulante muy suave, ya que contiene teína, excitante parecido a la cafeína. Tiene menos que el café, pero más que el cacao. Contiene pequeñas cantidades de componentes tánicos llamados técnicamente “polifenoles” (no confundir con el ácido tánico utilizado para oscurecer el cuero), vitaminas A, B2, C, D, K y P, además de una cantidad de minerales en pequeñas cantidades y aceites aromáticos. Los componentes taninos y los aceites esenciales son los principales responsables de su sabor, su color y su astringencia (sequedad), además de su delicioso aroma. Estas dos sustancias o compuestos se unen para producir las notas alta, media y básica que se notan en el té.

Estos compuestos que se combinan para producir los delicados y perseguidos sabores del té no pueden determinarse químicamente por un análisis. Todos los análisis son básicamente iguales sin importar la variedad o la zona de cultivo. Es en el bien educado paladar de los devotos del té donde se puede tomar la decisión de si un té es bueno o no.

El té es, generalmente, saludable para los humanos; sin embargo, algunos individuos pueden hacer mal uso del té bebiéndolo demasiado o haciéndolo demasiado fuerte. Igual que muchas de las cosas que ingerimos, la moderación y el comedimiento son la clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *