Protocolo de la ceremonia japonesa del té: El invitado

El kama dentro del ro

El kama dentro del ro, en una ceremonia del té celebrada en los meses fríos del año.
Fotografía de Adriano.

¿Te han invitado alguna vez a participar en una ceremonia japonesa del té? La próxima vez que alguien te pida que le acompañes, podrás mostrar tu conocimiento del protocolo gracias a estas sencillas instrucciones.

Al entrar en la habitación

  • Siéntate o arrodíllate frente a la fusuma o puerta deslizante.
  • Abre la fusuma.
  • Pon tus manos sobre el tatami.
  • Mira hacia el interior de la habitación.
  • Deslízate al interior (recuerda que las puertas son intencionadamente pequeñas para que uno tenga que gatear).

Admira los utensilios

  • Comenzando con el pie derecho, acércate al área de alcoba, donde el anfitrión tiene la mesita.
  • Haz una reverencia formal.
  • Admira el rollo, las flores, los jarros que contienen las flores.
  • Haz una reverencia formal.
  • Encamínate hacia el kama (el recipiente de hierro donde se calienta el agua) cruzando el kayoi-datami, el ro-datami y el dogu-tatami (es decir, andando según un patrón específico), cuidando con no pisar las uniones de los tatami y sus ribetes y asegurándote de que el pie derecho siempre cruza el plano del borde de los tatami.

Prueba los dulces

  • A tu llegada al kama, el anfitrión te pedirá que pruebes los dulces.
  • Haz una reverencia y responde que ahora probarás los dulces.
  • Toma la bandeja de dulces (kashiki) con ambas manos y levántala en honor y agradecimiento al anfitrión, y vuelve a colocarla sobre la mesa.
  • Toma un trozo de kaishi (papel) y ponlo frente a ti con el borde doblado de cara hacia ti.
  • Utilizando tu mano derecha, toma el trozo de dulce seco que esté más alejado de ti y ponlo sobre el kaishi.
  • Utilizando de nuevo tu mano derecha, toma el trozo de dulce seco que esté más cerca de ti y ponlo también sobre el kaishi.
  • Come los dulces.

Bebiendo usucha (té fino)

  • Mientras el anfitrión sirve el té, levántate y, comenzando con tu pie derecho, cruza de nuevo el tatami hacia el área de la mesa.
  • Siéntate y toma el chawan (cuenco de té).
  • Vuelve a levantarte y, esta vez comenzando con tu pie izquierdo, cruza el borde del tatami de nuevo y vuelve al área del kama.
  • Haz una reverencia y di al anfitrión: “Gracias por el té”.
  • Siéntate y toma el chawan con tu mano derecha y sitúalo sobre tu palma izquierda, sujetándolo con la mano derecha.
  • Haz una inclinación de cabeza para expresar agradecimiento.
  • Vuelve el chawan dos veces en el sentido de las agujas del reloj para que el frente (lado decorado) mire hacia el anfitrión.
  • Bebe todo el té.
  • Limpia el lugar del borde del cuenco por el que has bebido con tu pulgar e índice derechos.
  • Límpiate los dedos sobre el kaishi (papel).
  • Vuelve el chawan para que el lado decorativo esté de nuevo hacia ti.
  • Pon el chawan en la parte exterior del primer borde de tatami que haya frente a ti.

Admira el chawan

  • Pon las palmas de tus manos sobre el tatami.
  • Mira el chawan de cerca.
  • Levántalo de nuevo con ambas manos.
  • Apoya tus codos sobre tus rodillas para no elevar el chawan.
  • Mira el chawan de cerca.

Devuelve el chawan

  • Vuelve el frente (lado decorado) para que mire al anfitrión.
  • El anfitrión vendrá a recoger el chawan.

Ambos os haceis una reverencia con armonía, respeto, pureza y tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *